Papa Francisco: Seamos como el Hijo Pródigo que quiere abrazar al Padre

papaEl Papa Francisco dedicó la catequesis de la Audiencia General de esta semana a la parábola del "Padre Misericordioso", que se enmarca en la del Hijo Pródigo, y explicó cómo Dios espera con los brazos abiertos a cada persona y le perdona todo el mal que haya podido realizar.

En el Evangelio que comentó Francisco, el hijo pródigo vuelve a casa de su padre, el cual, dada su alegría, festeja su regreso. Sin embargo, su hijo mayor no entiende la actitud de su padre y lo increpa.

"Jesús no describe a un padre ofendido y resentido, un padre que, por ejemplo, dice al hijo: 'me las pagaras, ¡eh!'; no, el padre lo abraza, lo espera con amor. Al contrario, la única cosa que el padre tiene en su corazón es que este hijo este ante él sano y salvo y esto lo hace feliz y hace fiesta".

El Papa aseguró que "la misericordia del padre es rebosante, incondicionada, y se manifiesta mucho antes que el hijo hable", quien sabe que se ha equivocado.

"El abrazo y el beso de su papá le hacen entender que ha sido siempre considerado hijo, no obstante todo. ¡Pero es hijo! Es importante esta enseñanza de Jesús: nuestra condición de hijos de Dios es fruto del amor del corazón del Padre; no depende de nuestros méritos o de nuestras acciones, y por ello nadie puede quitárnosla, nadie puede quitárnosla, ¡ni siquiera el diablo! Nadie puede quitarnos esta dignidad", afirmó.

Llevando al día a día la palabra, el Santo Padre dijo que "nos anima a no desesperarnos jamás". "Pienso en las mamas y en los padres preocupados cuando ven a sus hijos alejarse tomando caminos peligrosos. Pienso en los párrocos y catequistas que a veces se preguntan si su trabajo ha sido en vano. Pero pienso también a quien se encuentra en la cárcel, y le parece que su vida se ha terminado; a cuantos han realizado elecciones equivocadas y no logran mirar al futuro; a todos aquellos que tienen hambre de misericordia y de perdón y creen de no merecerlo...".

"En cualquier situación de la vida, no debo olvidar que no dejaré jamás de ser hijo de Dios, ser hijo de un Padre que me ama y espera mi regreso. Incluso en las situaciones más feas de la vida, Dios me espera, Dios quiere abrazarme, Dios me espera", añadió.
Pero también está el hijo mayor: "también él tiene necesidad de descubrir la misericordia del padre. Él siempre ha estado en casa, ¡pero es tan diferente del padre! Sus palabras no tienen ternura", explicó el Papa.

"No dice jamás 'padre', no dice jamás 'hermano', piensa solamente en sí mismo, se jacta de haber permanecido siempre junto al padre y de haberlo servido; a pesar de ello, jamás ha vivido con alegría esta cercanía", señaló.

"Los justos, estos que se creen justos, tienen también necesidad de misericordia. Este hijo representa a nosotros cuando nos preguntamos si vale la pena trabajar tanto si luego no recibimos nada a cambio".
Francisco explicó a los fieles que "Jesús nos recuerda que en la casa del Padre no se permanece para recibir una recompensa, sino porque se tiene la dignidad de hijos co-responsables".

"No se trata de 'baratear' con Dios, sino de estar en el seguimiento de Jesús que se ha donado a sí mismo en la cruz –y esto– sin medidas".
El Pontífice recordó la situación entre los dos hermanos: "no hablan entre ellos, viven historias diferentes, pero ambos razonan según una lógica extraña a Jesús: si haces el bien recibes un premio, si haces el mal serás castigado; y esta no es la lógica de Jesús, no lo es".
"La alegría más grande para el padre es ver que sus hijos se reconozcan hermanos", sin embargo, el Papa explicó que la parábola deja el final en suspendo, no se sabe qué sucede.

"Los hijos pueden decidir si unirse a la alegría del padre o rechazarla. Deben interrogarse sobre sus propios deseos y sobre la visión que tienen de la vida. La parábola termina dejando el final en suspenso: no sabemos qué cosa ha decidido hacer el hijo mayor. Y esto es un estímulo para nosotros. Este Evangelio nos enseña que todos tenemos necesidad de entrar a la casa del Padre y participar de su alegría, en la fiesta de la misericordia y de la fraternidad. Hermanos y hermanas, ¡abramos nuestro corazón, para ser 'misericordiosos como el Padre!", terminó.

Fuente: Aciprensa

En la senda de la Prevención de abusos en la Iglesia

charla homeSiguiendo con el programa de charlas que está impartiendo la Comisión Diocesana de Prevención de Abusos del Obispado de San Bernardo, esta vez fue el turno de seminaristas, junto al rector, sacerdotes formadores, profesores y personal del Seminario Mayor San Pedro Apóstol en San Bernardo, a quienes se les dictó el curso sobre esta materia.

El encuentro que se desarrolló en dicha casa de formación, contó con las exposiciones de Monseñor Juan Ignacio González, Obispo de San Bernardo; Padre Eric González, Promotor de Justicia de la Diócesis y la Sra. Sigal Rodríguez, abogada del tribunal Eclesiástico de San Bernardo, quienes abordaron la aplicación de las Líneas Guía Cuidado y Esperanza, para la Prevención de abusos y la promoción de ambientes sanos, de la Conferencia Episcopal de Chile, es decir, procedimientos claros y coordinados en el manejo de los casos de abuso, tanto para asistir a las víctimas como para formar a la comunidad eclesial en la protección de los menores de edad.

Asimismo, el domingo 22 de mayo las religiosas que conforman la Conferre San Bernardo, también se les impartirá la jornada formativa. Además el próximo 18 de junio las parroquias Santos Ángeles Custodios, Sagrado Corazón, San José, Inmaculada Concepción, Sagrada Familia y Virgen del Rosario de la Zona del Maipo realizarán el curso de formación en prevención de abusos.

 

[widgetkit id=58]

"Son uno de los pilares esenciales para la transmisión de la fe a nuestras familias"

catequista5Mensaje de Monseñor Juan Ignacio González a los Catequistas de la Diócesis en el día de La Ascensión del Señor a los Cielos.

Queridos hermanos y hermanas catequistas, queridos sacerdotes y diáconos:
1. Hoy es la Solemnidad de la Ascensión del Señor a los cielos. Junto con alegrarnos con la subida al cielo de nuestro Señor, que nos prepara el camino a cada uno de nosotros, nos alegramos también porque es el día que la Iglesia dedica a los catequistas. Por esta razón quisiera enviar a todos y todas las catequistas de nuestra diócesis un saludo fraterno y agradecido por su trabajo pastoral en bien de la Iglesia, pues son uno de los pilares esenciales para la transmisión de la fe a nuestras familias. También saludos especialmente a todos los sacerdotes y diáconos, que trabajan de la mano con ustedes, gracias.

2. Cada uno de quienes han recibido de la Iglesia el mandato de ser catequistas lo hace como una verdadera vocación, un llamado del Señor para ayudarle a extender el Evangelio en un mundo cada día más necesitado de conocer a Jesús, de amar al Señor y de experimentar la misericordia del Dios. Cada uno de ustedes cumple un papel vital en la vida de nuestra Iglesia y por ello toda la comunidad católica quiere darles las gracias y yo, como Pastor de esta diócesis, quiero personalmente hacerlo, conociendo los esfuerzos y sacrificios que deben llevar adelante para cumplir su misión.

3. La caridad de Cristo nos urge, no impulsa a trabajar por su reinado entre los hombres y mujeres y entre la juventud. Urge, como nunca, trabajar con intensidad en una acción evangelizadora. El trabajo pastoral de quienes realizan la catequesis es esencial en nuestras comunidades cristianas y permite a los sacerdotes dedicarse más a su específica labor ministerial, como es la predicación y la celebración de los sacramentos.

4. Cada uno de ustedes es un educador. Tiene que educar en la fe. En este proceso de formación en la fe es esencial el compromiso eclesial de cada uno, que le lleva a vivir personalmente su fe en su vida personal, familiar y comunitaria. También debe destacarse el catequista por su sentido misionero, que le lleva a ir en la búsqueda de las personas, salir a su encuentro y no sólo esperar que lleguen a nuestras parroquias y comunidades. Por esto deben ser personas de iniciativa, que descubran nuevos caminos

para llegar a los que se les ha confiado y para atraerlas hacia el Señor. Pido a todos ustedes saber trabajar siempre en equipo. Guiados por sus Párrocos, deben planificar juntos el trabajo, tener reuniones de formación, estar integrados a las actividades que desde el Obispado o las Zonas Pastorales se organizan para mejorar su preparación, etc.

5. El Concilio Vaticano II describe la catequesis en dos de sus documentos: «Vigilen los obispos para que se dé con diligente cuidado la formación catequética cuyo fin es que la fe, ilustrada por la doctrina, se torne viva, explícita y operativa, tanto en los niños y adolescentes, como en los adultos» (CD 14). «La formación catequética ilumina y robustece la fe, nutre la vida con el espíritu de Cristo, conduce a una consciente y activa participación en el ministerio litúrgico, y mueve a la acción apostólica» (GE 4).

6. Un tema en el que quisiera insistir es la integración de los niños y jóvenes de nuestras catequesis en la vida parroquial, sobre todo con la asistencia a la Misa dominical. No se debe ceder en esta exigencia y se debe insistir con las familias para que la celebración Dominical sea un punto central de la vida familiar semanal. Conocemos que hay muchas dificultades que se oponen a ello, pero es necesario, caso por caso, irlo removiendo y gasta muchas energías en presentar esta exigencia como esencial en el cultivo de la fe en la familia.

7. La catequesis es un lugar muy privilegiado para descubrir y enviar jóvenes a las jornadas vocacionales del Seminario mayor y para las diversas congregaciones de religiosas. Por eso es necesario hacer el esfuerzo de incluir en la enseñanza catequética una explicación habitual del llamado vocacional y reiterarlo muchas veces, abriendo el corazón de los jóvenes y de las jóvenes al llamado del Señor. Esta es hoy una prioridad de nuestro trabajo apostólico y debe serlo también de cada uno de los catequistas. No es sólo trabajo de sacerdote hablar y descubrir las vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa.

8. La catequesis es también un buen momento para facilitar el acercamiento de católicos alejados con la parroquia, pues muchas veces los padres desean los sacramentos para sus hijos, pero ellos mismo no asisten a la Iglesia. Los catequistas al conocer de más cerca a los padres de los niños y jóvenes, y especialmente a las mamás, que son las que más asisten a la catequesis familiar, tienen la oportunidad de hacer un verdadero apostolado que

les permita que vuelvan a la Iglesia y en especial a la celebración Dominical, junto con sus hijos.

9. En algunos ambientes es motivo de preocupación el avance de las sectas (Testigos de Jehová, Mormones, etc.) y de las denominaciones evangélicas, especialmente pentecostales. No hay duda que muchas veces logran esos avances porque cubren - de una manera incompleta y algunas veces con falsedades - el deseo de Dios y de lo trascendente en las personas y familias. Ellos nos debe llevar a trabajar con mayor intensidad en la catequesis de nuestros jóvenes y a dedicar mayor atención a la catequesis de adultos, sabiendo que - sin mérito nuestro - trasmitimos la verdad pura y completa del evangelio que nos enseñó Nuestro Señor Jesucristo y la Iglesia Católica trasmite.

10. Hemos realizado un esfuerzo sostenido y metódico para que todos nuestros niños, jóvenes y adultos en la catequesis y sus padres, cuenten con un libro adecuado, que trasmita todo lo necesario y tenga una pedagogía adaptada a su edad. Pido a todos los catequistas y las catequistas continuar con un empeño constante para usarlo y explicarlo con dedicación. Una catequesis sin un texto base es muchas veces un esfuerzo que no produce todos los frutos.

11. Agradezco a todos quienes hacen posible la catequesis en nuestra diócesis, a los sacerdotes y diáconos, que organizan la formación de nuestros niños, jóvenes y adultos en la preparación para recibir los sacramentos de la Iniciación Cristiana, a los miembros de nuestras comunidades parroquiales que sirven como catequistas y que gastan santamente su tiempo y esfuerzos en la esencial labor apostólica de trasmitir la fe, a las personas que mantienen los locales donde se realiza la catequesis, a quienes nos permiten publicar los libros para nuestras catequesis.

12. No quiero terminar mi mensaje sin dejar de invitarlos a vivir en permanente trato con Dios para llevar adelante con fidelidad nuestra misión de catequistas. Para ello lo invito a que recemos juntos la hermosa oración que nos dejó nuestro querido Papa San Juan Pablo II, para los catequistas:

"Señor, haz que yo sea tu testigo, para comunicar tu enseñanza y tu amor.
Concédeme poder cumplir la misión de catequista, con humilde y profunda confianza.
Que mi catequesis sea un servicio a los demás, una entrega generosa y viva de tu Evangelio. Recuérdame continuamente que la fe que deseo irradiar, la he recibido de ti como Don gratuito.
Ayúdame a vivirla con responsabilidad para conducir a ti a los que me confías.
Hazme verdadero educador de la fe, atento a la voz de tu palabra, amigo sincero y leal de los demás, especialmente de mis compañeros catequistas.
Que sea el Espíritu Santo quien conduzca mi vida para que no deje de buscarte y quererte.
Para que no me venza la pereza y el egoísmo, para combatir la tristeza.
Señor, te sirvo a ti y a la Iglesia unido a tu Madre María; Que como ella yo sepa guardar tu Palabra y ponerla al servicio del mundo.
Amén."

Que el Señor los bendiga a cada uno junto a sus familias, mientras como Pastor de esta Diócesis, les mando mi más afectuoso y agradecido saludo.

San Bernardo, Domingo 8 de mayo de 2016, Solemnidad de la Ascensión del Señor

+ Juan Ignacio González Errázuriz
Obispo de San Bernardo

Ordenación sacerdotal en la Diócesis

ordenacion homeEn la Iglesia Catedral de San Bernardo se celebró la Misa de Ordenación Presbiteral del Diácono David Ramírez Soto, del Instituto del Verbo Encarnado en Chile.

La misa de ordenación en la cual se les confirió al diácono la Sagrada Orden del Presbiterado, fue presidida por Monseñor Rafael de la Barra Tagle, Obispo Emérito de la Prelatura de Illapel.

Además se contó con la presencia de religiosas, fieles y familiares que asistieron a la ceremonia.

El nuevo Pbro. David Ramírez servirá pastoralmente en la parroquia Jesús, El Buen Pastor en la comuna de La Pintana.

 

[widgetkit id=57]

135 años de la Pascua de la Madre Paulina Von Mallinckrodt

inmaculada homeCon una Catedral repleta de toda la comunidad escolar del Colegio Inmaculada Concepción en San Bernardo se celebró un nuevo aniversario del fallecimiento de su fundadora, la Madre Paulina Von Mallinckrodt.

La Eucaristía fue presidida por Monseñor Juan Ignacio González y concelebrada por su capellán, Padre Boris Messina, contó con la asistencia de la Alcaldesa de San Bernardo, Nora Cuevas, y las hermanas de la Inmaculada Concepción.

Al inicio de la ceremonia un grupo de alumnos ingresó con la imagen de la Madre Paulina, que estuvo apostada a un costar del altar, al igual que una reliquia, un canasto y devocionario de la religiosa.

Con esta ceremonia litúrgica la comunidad religiosa y escolar recordó con oración a su fundadora.

 Biografía
Madre Paulina Von Mallinckrodt, Fundadora de la Congregación de las Hermanas de la Caridad Cristiana, nace el 3 de junio de 1817 en Minden, Westfalia. A los 18 años consagra su vida a Dios. El 21 de agosto de 1849 funda la Congregación de las Hermanas de la Caridad Cristiana, Hijas de la Bienaventurada Virgen María de la Inmaculada Concepción con tres compañeras más. A fines de década de 1870 la persecución religiosa terminó en Alemania y las Hermanas pudieron volver desde Bélgica a su patria donde prosiguieron con su obra. La Comunidad había crecido en integrantes y en misiones durante los años de opresión. La Madre Paulina volvió a Paderborn después de su viaje a América en 1880. A los pocos meses, ante el dolor de las Hermanas, la Madre Paulina enfermó gravemente de neumonía y murió el 30 de abril de 1881. S.S. Juan Pablo II la beatificó el 14 de Abril de 1985.

 

[widgetkit id=56]

Médicos participan de encuentro sobre la objeción de conciencia

hospital homeMonseñor Juan Ignacio González junto a un panel de doctores participó de la III Jornada por la vida, instancia en el cual se abordó el tema "Objeción de Conciencia"

El encuentro realizado en la sala cero del Hospital Parroquial de San Bernardo contó con la asistencia del personal médico, administrativo y estudiantes de dicho recinto asistencial.

En su exposición sobre conciencia y verdad, Monseñor Juan Ignacio González señaló que "La enseñanza de la fe no es contraria a la razón. La objeción de conciencia es muy distinto a la desobediencia a la ley, no es que uno diga yo no voy a cumplir esta ley, esto puede ser una consecuencia de la objeción de conciencia. La norma prevé que yo puedo realizar una aborto o prevé que puedo ser objetor de consciencia, porque mi conciencia me indica que yo no puedo someterme a esta conducta porque la encuentro contraria a mi manera de pensar más profunda".

Las demás exposiciones estuvieron a cargo del Dr. Luis López, Director Médico del Hospital Parroquial de San Bernardo; Dr. Guillermo Arenas, médico jefe UPC y Presidente del Comité de Ética; Padre Pietro Magliozzi, Director Pastoral de la salud CECH; Álvaro Ferrer, abogado y Jaime Rodríguez, Gerente del HPSB.

 

[widgetkit id=55]

Reunión del presbiterio diocesano

reunion1Como todos los cuartos jueves de cada mes se reunieron los sacerdotes de la Diócesis en el seminario mayor San Pedro Apóstol para participar de su reunión mensual.

Durante el encuentro se abordaron los temas: Exposición exhortación Amoris Laetitia, avances en la implementación del programa de prevención de abusos en las parroquias, además se dictó una charla de la Iglesia que sufre, cuyo tema fue: La Iglesia Perseguida

 

 

reunion2reunion3

Concierto Sonidos de Luz

concierto homeDeleitó a los asistentes que llegaron hasta la Catedral de San Bernardo.

En el marco de la celebración de la Conferencia distrital del Rotary Club San Bernardo, se realizó el Concierto de música clásica y algunos temas populares, interpretados magistralmente por la Orquesta Sinfónica Sonidos de Luz, conjunto integrado por jóvenes no videntes del colegio Santa Lucia, institución fundada por Ester Hunneus, más conocida como Marcela Paz, creadora de Papelucho.

La puesta en escena dirigida por su director Cristóbal Rojas Basso, contó con la asistencia de Monseñor Juan Ignacio González, miembros rotarios de San Bernardo y alumnos del colegio Eliodoro Yáñez de Lo Herrera.

 

[widgetkit id=53]

Peregrinación a la Puerta Santa

image3En el Año Santo de la Misericordia la Delegación Pastoral de Nos peregrinó hasta la Puerta Santa de la Iglesia Catedral de San Bernardo.

Iniciando con un acto penitencial en la Parroquia de Fátima y caminando por las calles llegaron hasta la iglesia catedral para celebrar allí la Santa Misa y ganar las indulgencias que la Iglesia concede en este Año Santo de la Misericordia.

 

 

image2