Diócesis de San Bernardo analiza Líneas Guía de Conferencia Episcopal

guia 4Este 28 de mayo el clero de la Diócesis de San Bernardo en su reunión mensual en el Seminario San Pedro Apóstol analizó el texto: “Cuidados y Esperanza. Líneas Guía de la Conferencia Episcopal de Chile para tratar los casos de abusos sexuales a menores de edad” y la Bula “Misericordiae Vultus” con la que el Papa Francisco ha convocado el Jubileo Extraordinario de la Misericordia.

En el encuentro donde participó Mons. Juan Ignacio González, se informó a través de una síntesis el contenido del escrito entregado por la Cech el pasado miércoles, en la que destaca la claridad y coordinación que entrega el documento en la conducción de los casos de abuso y a su vez especialmente, la implementación de sistemas de prevención eficaces para garantizar ambientes sanos y seguros que contribuyan a la protección y a favorecer el desarrollo de los niños, niñas y adolescentes en las parroquias y comunidades.

El texto fue revisado por la Santa Sede y su versión final fue aprobada en la 109ª Asamblea Plenaria de la Cech y comenzarán a regir desde el 16 de julio del presente año, entregando mayor apoyo y agilidad al proceso después de la denuncia.

Finalmente los presbíteros se abocaron a analizar en profundidad la Bula publicada por el Papa Francisco, proponiendo y organizando actividades que se desarrollarán a finales de año cuando el Jubileo extraordinario comience.

 

 

Congreso de Vida Consagrada

Congreso Vida Consagrada FBEl próximo 14, 15 y 16 de mayo se realizará el Congreso de Vida Consagrada en los salones Parroquiales de la Catedral de San Bernardo.

Las exposiciones estarán a cargo de Mons. Juna Ignacio González, el Pbro. Raúl Hasbún y la hermana María Jesús Becerra.

Este congreso es parte de las actividades organizadas por la Conferre Zonal San Bernardo en el marco del Año de la Vida Consagrada.

Declaración sobre la Convivencia en Chile

Gale5548e62266d6a 05052015 1247pmUna declaración sobre la crisis de confianza y credibilidad que se percibe en el país, titulada: “Convivencia en Chile: Desafío ético y respeto a nuestra dignidad", dio a conocer el comité permanente de la Conferencia Episcopal de Chile este martes 5 de mayo.

Les dejamos el extracto de este documento que aborda una temática muy importante por estos días en nuestro país.

 

Síntesis: Convivencia en Chile: Desafío ético y respeto a nuestra dignidad

Crisis de confianza y de credibilidad

¿Qué ha sucedido para que se haya resquebrajado el tejido social y debilitado la confianza en nuestra manera de convivir como nación? Es preocupante constatar la pérdida de confianza en las relaciones sociales y en los liderazgos: en la política, la empresa, la escuela, las universidades, y también en nosotros como Iglesia Católica. ¿Será que se ha agotado el modelo social, económico y político?

Convivencia enrarecida y crisis de identidad

Percibimos síntomas de una crisis que desconoce que la dignidad humana es la piedra fundante de toda convivencia. Da la impresión que para relacionarse hay que levantar la voz y usar un lenguaje soez, o bien, avivar los conflictos y multiplicar las declaraciones altivas. De esa manera, el maltrato se instala como comportamiento habitual, a tal nivel, que ya poco o casi nada nos asombra.

Una profunda mirada interior

Es la hora de una profunda introspección tanto a nivel personal como institucional. La idea de poseer siempre más y de los derechos individuales ha engendrado una carrera por acceder a mejores condiciones materiales. Tal vez, por lo mismo, en el camino ha generado agresividad y el “todo vale”. De este modo, nuestra convivencia laboral, urbana, cívica y mediática tiende a convertirse en una guerra despiadada.

Esa mirada interior debiese llevar también a un acto de perdón y reparación, tanto a nivel personal como institucional. Los chilenos tenemos derecho tanto a la verdad como a la justicia, pero también a las oportunidades del perdón, que no es lo mismo que impunidad.

Hacia una renovación de las instituciones y de las personas

Una forma de restablecer las confianzas es aplicando serenamente la ley, sancionando a los culpables y declarando inocentes a los injustamente acusados. Sin embargo, la judicialización no parece ser un camino suficiente para resolver los conflictos. Con frecuencia las instancias judiciales y la transparencia de los procesos se transforman en ocasiones propicias para una violencia denigratoria que pasa a llevar la presunción de inocencia.

Valoramos los esfuerzos del gobierno, los parlamentarios y de los diversos actores por renovar el marco regulatorio de nuestra convivencia. Una forma de salir de esta crisis es evidentemente cambiando aquellos aspectos de nuestra institucionalidad que hicieron posible los abusos que hoy se condenan.

Aporte desde la perspectiva cristiana

Una profunda conversión social supone encontrarnos con la persona de Jesucristo. Es Él mismo quien nos revela que la dignidad de la persona humana es algo inherente a su ser y no un reconocimiento externo que se le concede. Es una condición fundamental de su existencia que debe ser reconocida, respetada, protegida y promovida. Cuando la persona humana se endiosa, por cualquiera sea la razón, esta termina desquiciada. Ese endiosamiento personal, llamado también individualismo, es hoy una de las grandes causas del deterioro de la cohesión social.

Llamados a amar y servir

Debemos redescubrir que el poder de las autoridades existe para servir a los demás y que servirse de dicho poder provoca un daño capital. Debemos tomar conciencia de que la honra de las personas es crucial en la convivencia social. Por lo tanto, una práctica permanente de denostación pública como modo de diálogo político solo colabora a desintegrar más el ya debilitado tejido social.

Estamos a tiempo para desterrar la idolatría del dinero y de la corrupción, de valorar la actividad política y de sus actores, de reconocer el aporte de tantos trabajadores y empresarios, de avanzar en el trato justo, respetuoso y amable que nos debemos, en fin, de corregir nuestros errores y juntos fortalecer el alma de Chile.

 

Para mayor información:  http://noticias.iglesia.cl/noticia.php?id=27597